Correr está de moda

Correr está de moda y cada vez son más las mujeres que cambian los tacos altos por un par de zapatillas, pero no por eso le quita mérito.

Correr está de moda, y todos tiene esa amiga que se levanta antes de que salga el sol para correr con la ciudad dormida, o la que sale después de la pega con el estrés del día a cuestas. En el semáforo la encuentras esperando la luz para seguir su ruta y  redes sociales nos informan los kilómetros que suma en la semana. Cuando llega el finde, te presenta un nuevo café para desayunar post ‘largo’ o, almuerzan en un lugar al que llegó corriendo.

Correr está de moda, pero lo hacemos por pasión y no por presión. En palabras más simples y directas, “si estás perdiendo la fe en la humanidad, ve y mira una maratón”. Palabra de Kathrine Switzer, la primera mujer en correr una maratón inscrita, ¿también fue por moda?

Switzer vio una oportunidad y no dudó en aprovecharla. Se inscribió solo con sus iniciales para poder participar en la Boston Marathon, en 1967, y definitivamente marcó la historia de las mujeres en el running.

Quizás ya no sea sorpresa ver a las mujeres conquistar 21K, una maratón, distancias de trail o triatlones. Hoy estamos a la par de cualquier runner, pero no siempre fue así. Es más, luego de que Switzer cruzara esa meta, las cosas no fueron fáciles, pero cambiaron para siempre. Y fue recién en 1972 que permitieron mujeres oficialmente en esa maratón.

Una muestra evidente y clara de empoderamiento, que no ocurrió en un diario, empresa, juzgado o en un quirófano…fue en una corrida, con buzo y zapatillas. Y le tomó 42 kilómetros hacer valer su punto.

Correr es una batalla desde el minuto en que decides ‘salir’ a dar una vuelta, sobre todo cuando es más fácil seguir durmiendo. Si correr es una moda, también lo es salir con grados bajos cero en invierno, o a las 7:30 de la mañana de un sábado.

Correr está de moda, pero no a todas les acomoda. Aún con sus tres pilares básicos que lo hacen encantador: es barato, se adapta a tu agenda y lo puedes ‘llevar’ a cualquier lugar. No es una moda para todas.

Tiene que gustarte verte mal corriendo, saber que no aparecerás mágicamente en la meta, que sudarás y mucho, que una o más partes de tu cuerpo dolerán en algún minuto, aguantar las 8548 veces que te van a preguntar “¿cómo te puede gustar correr?”, y saber que la palabra ‘lesión’ es lo peor que te puede pasar en la vida.

Los que no corren dicen que “correr está moda”, y puede que el running de hecho lo sea, pero para quienes se calzan las zapatillas y salen a correr…saben que se trata de algo más. Las modas pasan y nosotras seguimos corriendo.

Defínanlo como quieran: droga saludable, estilo de vida, terapia, deporte, liberación de endorfinas, tiempo personal, vía de escape, botar estrés o simplemente acumular kilómetros. Entonces, ¿Correr está de moda?

Soledad Hott 
Instagram: @solehott

Photo Credits: Eduardo Silva y Rodrigo Moraga